La profesión quiropráctica en el mundo

profesion-quiropractica-articulo-webLa profesión quiropráctica enfatiza el poder natural del organismo en curarse por sí mismo (homeostasis) y por lo tanto el ejercicio quiropráctico no incluye el uso de fármacos ni cirugía. Pacientes que requieran estas intervenciones son remitidos a profesionales médicos. Los quiroprácticos usan tratamientos naturales o no invasivos incluyendo terapias manuales, modalidades de fisioterapia, programas de ejercicios, asesoramiento nutricional, ortesis, modificaciones en estilo de vida y otras formas de educación del paciente. Hay un énfasis en la manipulación de articulaciones, por lo cual el término tradicional quiropráctico es ajuste, por su efectividad comprobada.

Encuestas en Australia, Europa y Norteamérica informan que aproximadamente el 90% de pacientes quiroprácticos tienen como causa principal de su consulta algún síntoma músculoesquelético, por ejemplo dolor de espalda, cuello, cabeza, hombro, brazos o piernas, adormecimiento de brazos, manos, piernas, etc. Investigaciones científicas y paneles de expertos multidisciplinares en la década de los 90 han apoyado el uso del tratamiento quiropráctico recomendando la manipulación vertebral, medicación de venta sin receta, ejercicio y vuelta rápida a actividades como el tratamiento más eficaz y rentable para la mayoría de pacientes con dolor de espalda, cuello y dolor de cabeza de tipo tensión.

El otro 10% de los pacientes quiroprácticos presentan una gran variedad de trastornos que son causados, agravados, o simulados por un restringido rango de movimiento de vértebras y músculos, para lo que se usa el término disfunción intersegmental espinal o, más comúnmente, subluxación, y los efectos reflejos que esto tiene a través del sistema nervioso. Ejemplos de tales trastornos son: dolor menstrual, asma y otras disfunciones respiratorias, cólico, estreñimiento y otras disfunciones digestivas.

Por varias razones, incluyendo una mejora en la educación quiropráctica y la investigación científica de los últimos 20 años y las expectaciones – más bien las exigencias – de los pacientes, gran parte del conflicto que antes existía entre las profesiones quiropráctica y médica se ha transformado en respeto mutuo y cooperación. Clínicas interdisciplinares ahora son habituales, con quiroprácticos y médicos, fisioterapeutas y otros profesionales sanitarios trabajando juntos o remitiendo pacientes entre ellos en medicina general, medicina laboral, centros de rehabilitación y en equipos de medicina deportiva.