Osteoartritis

Osteoartritis, también conocida como la artrosis, es la más común de las enfermedades articulares que a menudo afecta a las vértebras, cadera, rodilla, muñeca/mano, tobillo/pies y hombro. En muchos casos, los pacientes con osteoartritis no experimentan el dolor hasta que la condición no progresa a etapas avanzadas. A menudo los síntomas son peores por la mañana y se aumenta la sensibilidad a los cambios de tiempo, especialmente el aumento de la humedad/precipitación.

Espondilosis es el término utilizado para describir la osteoartritis que afecta específicamente a las vértebras de la columna. Las superficies en contacto con los huesos en las articulaciones, están revestidos por cartílago que reducen la fricción y que permiten la movilidad en la zona, actuando también como amortiguadores. Por una serie de factores que se van acumulando a lo largo de la vida (trauma, movimientos repetitivos prolongados, mala postura, etc.) estas articulaciones de la columna vertebral pueden perder su movilidad. Cuando una vértebra pierde su alineación, y en consecuencia su movilidad normal, este proceso se llama una subluxación vertebral. El proceso degenerativo de espondilosis comienza a partir de cuando hay una pérdida de movilidad en la articulación. Es un proceso lento que toma al menos 10 o 15 años antes de que pueda ser detectado en una radiografía. Si la subluxación (desplazamiento de la vértebra) no se corrige a tiempo, la articulación vertebral se solidifica poco a poco y con tiempo formará osteofitos (también conocidos como espolones óseos) y la degradación completa del disco intervertebral. Si esto pasa, las vértebras se fusionan y habrá una pérdida permanente de la movilidad y casí ciertamente una pronunciada irritación del nervio espinal adyacente.

El ajuste quiropráctico puede ayudar a prevenir el desarrollo de la artrosis realineando las vértebras para así restaurar la movilidad de la articulación. En el caso de que la artrosis ya esté presente, a través de la quiropráctica se puede ayudar a asegurar de que el proceso degenerativo no empeore.