Dolores de Cabeza

Por tensión muscular y por la migraña.

Los dolores de cabeza son un problema muy frecuente en nuestra sociedad. Su intensidad varía dependiendo del tipo de dolor de cabeza de que se trate, pero lo que sí permanece constante es el deseo natural de buscar soluciones para aliviarlos o eliminarlos.

Existen varios tipos de dolores de cabeza, siendo los dos más comunes por tensión muscular y la migraña. Los dolores de cabeza por tensión muscular producen un dolor constante, de suave a moderado, sin punzadas, en ambos lados de la cabeza y están acompañado por contracturas en la parte superior del hombro y los músculos del cuello que están directamente unidos a las vértebras cervicales y dorsales. Como consecuencia de estas contracturas musculares, se puede alterar la posición de estas vértebras causando una irritación de los nervios espinales correspondientes.

Debido a que parte de la función de estos nervios es inervar los músculos que los rodean, su irritación hace que los músculos se contraigan aún más. En muchos casos, esto produce un ciclo vicioso que solo se puede detener con ajustes de la columna en la zona afectada.

El otro tipo de dolor de cabeza es la migraña. Aproximadamente el 15% de la población adulta sufre este trastorno. Las mujeres se ven afectadas dos o tres veces más a menudo que los hombres. Frecuentemente se trata de un dolor unilateral y con punzadas seguido por náuseas y a veces vómitos. Algunas personas experimentan un aura (síntomas como luces que brillan) antes del dolor de cabeza. El dolor está causado por la dilatación de los vasos sanguíneos cerebrales. Muchos de los que padecen migraña pueden experimentar una significante reducción de sus síntomas haciendo uso de los ajustes quiroprácticos cervicales, que sirven para disminuir o eliminar la interferencia en el nervio que enerva a estos vasos sanguíneos.

Los quiroprácticos ayudan a miles de personas todos los días aliviando dolores de cabeza de una manera segura, eficaz y a largo plazo. Esto se debe a que la mayor parte de estos dolores referenciados poseen un componente espinal o muscular que el quiropráctico, gracias a su formación, sabe identificar y corregir.